Escuchar música resulta beneficioso a la hora de comer

Es sabido que la música funciona como una excelente herramienta al momento de encarar diversos desajustes emocionales por ejemplo, algunos comportamientos como la hiperactividad, manejar el estrés producido por el trabajo o las altas tarifas de luz y gas, pero muchos desconocen que también resulta beneficiosa cuando de comer se trata. 

Los estudios han demostrado que la música ha resultado ser una de las expresiones creativas que se relacionan de la manera más íntimas con el ser humano, y ello se debe a que esta forma parte de todas sus actividades sin importar al grupo humano al que se pertenece, por cuanto su goce es estético pero con un carácter social y funcional. La música es uno de los factores que nos distingue como seres racionales, como cultura y como sociedad, ello sin mencionar las raíces que nos identifican junto a la ubicación geográfica y la época histórica que se transita. Por lo tanto, la música surge como un aspecto innegable e irremplazable de la humanidad el cual nos determina como lo que somos. 

Cuando se trata del arte musical este se presenta como una disciplina solo de índole social que ha tomado su curso con el transitar de los tiempos, y es creada por y para diversos grupos de personas los cuales han asumido diversos roles en la sociedad a partir de su  relación con la música.  

la música no se presenta como importante, sólo por su valor cultural sino porque también se presenta como un elemento dinámico el cual es partícipe en diversos momentos de la vida social de una persona, pero al mismo tiempo, le da forma. La música es capaz de presentar un sinnúmero de engranajes cuyo carácter siempre será social, siendo esta la razón por la que se inserta de manera profunda en la colectividad humana, la cual recibe por medio de ella múltiples estímulos tanto ambientales como de nuevas relaciones entre los hombres.  

De esta manera, debemos comprender que la música se trata de una práctica expresiva y comunicativa que resulta fundamental y por ende, cercana para cualquier ser humano en cualquier cultura, sin tomar en cuenta la clase social, por lo cual forma parte de la vida cotidiana de todos los individuos que se encuentran inmersos en una sociedad. De esta manera, la música surge como una práctica netamente humana que se realiza a partir de la construcción auditiva- temporal, y por medio de la cual se pueden fomentar diversos valores primarios como el autoconocimiento, el placer, el autocrecimiento o el gusto.

Basados en todas las anteriores afirmaciones, la música es el resultado de un compendio multicultural, y ello es así pues involucra gran variedad de prácticas musicales junto a  incontables culturas musicales. Visto de otra manera, la música cuenta con cuatro aspectos en los que se sustenta y son de suma importancia que sean considerados. 

1. La música es el resultante de un esfuerzo humano, la cual depende de manera principal de una construcción socio- cultural.

2. La música no presenta en su contenido elementos formales aislados, pues considera la armonía, melodía, timbres, ritmos, como una suerte de elementos integrados.