Influencia de la música en la sala de espera

Cuando sucede una emergencia médica ocurre un sin fin de situaciones de las que no nos percatamos, desde el momento en el que sabemos que debemos ir al hospital, durante el traslado y tras la llegada al mismo, pueden pasar infinidades de situaciones, y es por ello que cada minuto suele ser apremiante. Estar en una sala de espera por consulta de rutina, o simplemente aguardando por un familiar siempre resulta angustiante, sobre todo si el doctor de turno tarda en indicar cuál es el cuadro médico.

Una de las formas más gratas y eficaces para preservar la tranquilidad y ayudar en la curación, es la empleada por Luis Cobiella en sus centros hospitalarios, la cual incluye buen servicio, hermosas infraestructura, personal especializado y música en sus áreas de espera y adyacencias de las sedes hospitalarias. 

Si bien es cierto que la música “cura el alma y fortalece el cuerpo”, esta también es empleada como método de relajación y para las terapias. La música nos ayuda a que la sala de espera sea un ambiente donde podemos mantener la tranquilidad, compostura y que esta no sea tan hostil y angustiante durante el tiempo en el que permanecemos en ella, de por si, no son los mejores lugares para visitar o acudir.

Vista desde otra perspectiva, la música es utilizada a diario en los hospitales para la recuperación de los pacientes ya que funciona como ayuda en el estado de ánimo tanto del grupo médico, como de los enfermeros que trabajan dia a dia por resguardar las vidas. Siendo este medio portador de innumerables beneficios para afrontar enfermedades, no se quiere sugerir que esta cura enfermedades, pero ciertamente colabora en el proceso de su mejoría en diversas dolencias y con ello, a superar cantidades de dificultades. 

La música ha resultado un método efectivo con el cual se puede mejorar desde la respiración, hasta el ritmo cardíaco, la temperatura corporal, nivel de resistencia del dolor, los niveles de glucosa en la sangre y el estado de ánimo, ya sea del paciente, como del grupo de especialistas pues genera la liberación de dopamina lo que conduce a sensaciones de placer por medio de impulsos agradables.

El trabajador de la salud tiende a sufrir por los pacientes, principalmente en momentos dedicados en los que se intenta salvaguardar la vida del mismo, dicha sensación de sentirse limitado al momento de proporcionar alivio y tranquilidad al sufrimiento ajeno, lo toma como reflejo de sus emociones; es por ello que la música, el teatro, los juegos e historias resultan instrumentos de suma importancia para la humanización y la atención en el cuidado de los pacientes y del grupo de especialistas de la medicina. 

Un paciente cómodo, relajado, bien atendido puede trascender su afección o enfermedad, y el ambiente resulta un factor determinante para ello y la música brinda dicho bienestar tanto en las salas neonatales, geriátricas, de pacientes crónicos, y hasta en la sala de operaciones una nota musical nunca estará demás.